cabecera-insomnio

INSOMNIO EN LA MENOPAUSIA

Algunos de los síntomas de la menopausia pueden ser variables dependiendo de la persona que está pasando por este período, sin embargo, el insomnio es la señal que se presenta en la mayor cantidad de mujeres. Investigaciones científicas han determinado que el 60% de las mujeres lo sufren durante la menopausia, siendo causado directamente por los sofocos, que son más intensos por la noche. El insomnio en la menopausia es el responsable de la falta de descanso e irritabilidad, ya que la falta de sueño desequilibra el estado de ánimo. Por eso, es fundamental mantener una “higiene del sueño”, para así disminuir los factores negativos, que provocan un desgaste tanto físico como anímico, en esta etapa que toda mujer llegará a experimentar.

¿QUÉ ES LA HIGIENE DEL SUEÑO?

Es muy sencillo adaptar a tu rutina diaria una buena higiene del sueño, que consiste en establecer hábitos relacionados al descanso diario, que ayudarán al organismo a superar el insomnio.

Establecer horarios para ir a dormir.

No consumir líquidos antes de acostarse.

Evitar las siestas.

Hacer ejercicio relajante como yoga o pilates.

¿CÓMO REDUCIR EL INSOMNIO?

Además de una correcta higiene del sueño, existen varios consejos que te pueden ayudar a dormir mejor. Son fáciles de implementar en tu rutina diaria y te sentirás tranquila y llena de energía.

 

Evita el consumo de cafeína, alcohol, tabaco antes de ir a dormir.

 

Utiliza un camisón o pijama livianos.

 

No uses cobijas muy calientes.

 

Mantén tu dormitorio fresco.

 

Toma un baño o ducha caliente antes de dormir.

 

No comas, leas o veas televisión en la cama.

 

Usa medias, te ayudan a controlar la temperatura del cuerpo.

 

Consume alimentos con magnesio como espinacas, acelgas o calabaza.

Identifica qué tipo de insomnio padeces: es común que pensemos que el insomnio es solo la falta de sueño, pero existen varias maneras en la que se presenta, pues lo único que tienen en común es que afectan a las horas de sueño y te sientes cansada, deprimida, irritada.

El más común, es la dificultad para conciliar el sueño. En el caso de la menopausia, es la irritabilidad o depresión que hace que pienses mucho y no puedas descansar.

Logras quedarte dormida pero no es constante y te levantas varias veces durante la noche a causa de los sofocos nocturnos, el primer síntoma de la menopausia.

Duermes varias horas y en un punto de la madrugada te levantas sin ninguna razón y no puedes volver a dormir.

Duermes toda la noche porque tu cuerpo se ha caracterizado por conciliar el sueño con facilidad, pero te levantas cansada, ya que tu cuerpo no está relajado.

Muchos médicos recomiendan el uso de fármacos para poder manejar el insomnio, sin embargo, este tipo de medicina afecta más a tu organismo. Además, debes estar consciente de que es parte de la menopausia y una solución efectiva es el uso de productos fitoterapéuticos, que nivelan las hormonas. Phyto Soya Día y Noche favorece a un sueño reparador, disminuyendo los sofocos y relajándote.

Descubre aquí: Cómo evitar la resequedad vaginal, otro síntoma muy común del que muchas mujeres no quieren hablar.

pie-phitosoya

No hay comentarios

Deje su comentario

Your email address will not be published.